miércoles, 23 de diciembre de 2009

La intención paradójica.

Una de las técnicas de la logoterapia, desarrollada por Viktor Frankl (de la que he hablado un poco en un post anterior)  se denomina "intención paradójica", la cual el autor se fundamenta en un doble principio que cito textualmente: "por un lado, el miedo provoca precisamente aquello que se teme; por otra parte, la hiperintención estorba la realización del efecto que se desea".

Lo anterior me recuerda una frase del libro "Negocíe y Gane" de Herb Cohen que aunque no recuerdo literalmente trata precisamente de que al negociar las cosas que queremos obtener deben importarnos... pero no tanto... ya que en el momento en que nos importan demasiado "llevamos las de perder" así pues podemos ver que la hiperintención estorba la realización del efecto deseado incluso en los ámbitos de negociaciones.

De igual manera, todo el tema de la Logoterapia y la búsqueda del sentido de la vida (que necesariamente es personal) me recuerda comentarios de Anthony Robbins en su libro "Despertando al gigante interior" en el capítulo "Como conseguir lo que desea realmente" en cual indica que los suicidios de muchos de los  ricos y famosos han sido precisamente debido a que no sabían que éra lo que realmente esperaban de la vida, es decir, no le habían encontrado un sentido. De lo cual podemos deducir que "el dinero no da la felicidad" a menos que el dinero sea la meta a conseguir. Pero aceptémoslo, no es el dinero lo que da la felicidad, es lo que se puede obtener a través del dinero.

De los libros titulados "Metamanagement" de Fredy Kofman entendí que muchas veces debemos buscar el verdadero motivo de las cosas, de lo que deseamos, más allá del deseo mismo. Tal vez se desea convivir más con la familia, poder ayudar a los familiares o amigos necesitados, tener mas vacaciones, etc. Todo ello se consigue con dinero (o a través de él) pero no es el dinero el fin sino solamente un medio, aunque bien podría ser que pudiera conseguirse con algo diferente de dinero, como pago en especie, alguna especie de trueque, etc.

En el libro "Despertando al gigante interior", el autor menciona que uno de los asistentes a su curso le indicó que le gustaba mucho el chocolate y que quería dejar de comerlo pero no podía contenerse, a lo cual Anthony Robbins le ordena que entonces hagan un experimento: durante tres días deberá comer SOLAMENTE chocolate, sus desayunos, comidas, cenas e incluso colaciones deberían ser puro chocolate. Ni qué decir que para el día siguiente la persona estaba tan hastiada del chocolate que por fin pudo dejarlo. Ese es un caso pues de "intención paradójica", y aunque las técnicas de Anthony Robbins son de PNL (Programación Neurolíngüistica), no deja de llamar la atención aquello de que toda terapia es aunque sea en un momento breve una logoterapia.

Supongo que de la aplicación de la "intención paradójica" conocerán ustedes lectores muchos ejemplos, los cuales me gustaría conocer a través de sus comentarios.

2 comentarios :

  1. Muy interesante tu entrada, varios ejemplos y al final lo de la "intención paradójica".

    Ejemplos no tengo pero creo que con el que señalas es suficiente.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. no era lo que yo buscaba pero gracias igual

    ResponderEliminar