lunes, 18 de junio de 2012

Todo oscuro sin estrellas

Otra novela de Stephen King (¡qué raro!) para reseñar,  que consta de 4 relatos. Tal vez ya lo haya comentado en el blog con anterioridad pero el primer libro que de este autor fue "Rabia" (bajo el seudónimo de Richard Bachman) y desde entonces me considero fan de su obra.

Ya desde entonces pude entrever que algunos de sus personajes eran "personas ordinarias en situaciones extraordinarias", con pequeños traumas de vida que iban acumulando hasta que un día algo hacia "snap" en sus mentes, se salía de control y el "Mr. Hyde" que habita en cada uno de ellos era libre para reponer el tiempo perdido.

Los cuatro relatos contenidos en este libro son pues, una exploración de las profundidades del alma humana cuando una gota derrama el vaso, cuando la retribución (léase venganza) es necesaria para estar en paz consigo mismo, cuando uno se enfrenta a rencores aparentemente olvidados o la realidad simple y pura.

Dicho lo anterior....¡cuidado con los spoilers!. Los cuatro relatos son:
  • 1922: Un granjero tiene una disputa con su esposa acerca de una extensión de tierras que le pertenecen a ella y que él no quiere que se vendan a una empresa local, como las cosas simplemente no podían salir bien y alguien tenía que morir, nos encontramos al granjero y a su hijo encubriendo su delito, pero una cosa lleva a la otra y todo se convierte en una espiral de locura y desolación que termina por arruinarle a él e incluso a gente cercana, para terminar de una manera no muy predecible inicialmente.
  • Camionero Grande: ¿y si se te poncha un neumático en la carretera y resulta que la persona que se detiene a ayudarte en realidad te va a hacer pasar un mar de sufrimiento y dolor?, ¿y si descubres que eso del perdón no es mucho de tu estilo que digamos y necesitas "cerrar el capítulo" con un poco de venganza a la antigüa?. Pues algo así le sucede a nuestra protagonista, quien al regresar de una conferencia y firma de autógrafos es violada, dada por muerta y tirada en una tubería. Solo que en lugar de reportarlo a la policía decide que ella necesita algo más, que las cosas no podían simplemente quedarse así y pues... no se quedan así.
  • Una extensión justa: nuestro protagonista no encuentra justo sus desventuras en contraste con la buena fortuna de uno de sus "amigos" y dada la oportunidad de darle la vuelta a las cosas haciendo un "pacto con el diablo" haciendo sufrir a alguien ¿quien mejor que aquella persona a la que siempre le ha guardado rencor pero que le ha costado admitirlo?.
  • Un buen matrimonio: durante un viaje de negocios de su marido, una mujer encuentra por puro accidente, algo que cambia completamente su percepción de su pequeño mundo. El relato nos narra al inicio de manera melosa los años de matrimonio de la pareja y posteriormente (tras el descubrimiento del objeto de la discordia) vemos a una mujer que ya "no reconoce" a su marido en el tipo que vive con ella, pero eso tiene solución...
El estilo narrativo me llamó la atención ya que cuenta los hechos desde el punto de vista de los protagonistas y en retrospectiva, de hecho en ocasiones el narrador (el personaje) cuenta un pequeño segmento de algo futuro para entonces regresar a su línea narrativa original.

Salvo "Un buen matrimonio" que era bastante predecible para mi gusto (dado que ya he visto muchos capítulos de la serie "¿Con quien #$%& me casé?"), los demás relatos son bastante buenos y de fácil digestión. Siempre me ha parecido que Stephen King en algunas de sus novelas explora el comportamiento de una persona normal en situaciones extremas (ficticias -o no tanto-, pero al límite).

En "Todo oscuro, sin estrellas" encontramos personajes normales que simplemente se cansaron de ser normales, que se descuidaron un poco y las cosas se salieron de control (como podría sucedernos a todos ante un ataque de ira ciega), o que se dieron cuenta que su aura de bondad o normalidad era solamente una careta que tenía ciertas resquebrajaduras por donde asomaba un "yo" incomprensible, oportunista, egoísta... un "yo" que no admitirían al verse en el espejo pero del que de alguna manera fueron conscientes todo el tiempo.

Me gustó especialmente el epílogo, donde Stephen King cuenta de donde obtuvo la "inspiración" para estos relatos y nos deja ver un poco más de aquello que ya nos contó en su libro "Mientras escribo" ("On writing" por su nombre en inglés).

Es buen libro para leer un poco de terror, ampliamente recomendable pero de temáticas fuertes.

¡Nos vemos en el siguiente post!

2 comentarios :

  1. Está muy bien tu blog, sigue así!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Xavi por tomarte el tiempo de leer el post. Espero que los posteriores (o anteriores) sean de tu agrado. Saludos.

    ResponderEliminar