viernes, 31 de agosto de 2012

El Conde Montecristo


Esta ocasión voy a comentar u poco acerca de la novela "El Conde de Montecristo". ¡Cuidado con los spoilers! que la novela es laaarga como para luego reclamarme que se las eché a perder por haberles contado fragmentos ya sea directamente o deducibles desde mis opiniones.


Entre los personajes de la novela se encuentra el Sr. Noirtier, padre del Procurador del Rey (Villefort). El Señor Noirtier, aunque de muy activo y de mente clara, en cierto punto de la historia será víctima de un derrame cerebral y quedará confinado a una silla de por vida con la única capacidad de poder parpadear. Actualmente la ciencia médica llama a esa condición "Síndrome de Enclaustramiento" o "Locked-in Syndrome". Hace un par de meses ví la película "La escafandra y la mariposa" que narra los hechos reales sucedidos a Jean Dominique Bauby quien también por un derrame cerebral queda encerrado en su propio cuerpo y quien es auxiliado por una enfermera la cual "idea" un método para que él pueda comunicarse por medio de parpadeos..., pero ¡oh! que cosas, resulta que el Señor Noirtier se comunica de la misma manera auxiliado por su nieta Valentina. Así vemos pues que el método no es para nada nuevo y sin ánimos de querer quitarle méritos a la enfermera (en la vida real) podría decir que lo ingenioso tal vez fue recordarlo porque inventado ya estaba hace tiempo, recordemos que "El Conde MonteCristo" fue escrito por allá de 1844.

Por cierto, ya que estamos en esas, les recomiendo la película de la escafandra y la mariposa, hay que ver lo que se puede lograr ¡solamente parpadeando!, el Sr. Bauby logra dictar un libro en ese estado, ¿qué deberíamos poder lograr los que tenemos nuestras capacidades intactas?, la cuestión es no dar por hecho las cosas y tratar de dejar huella en este mundo y aprender que se puede ser feliz en cualquier situación.

En adición me llamó la atención que, ya desde los años de 1800's se tenían acuerdos acerca de los derechos de autor y similares, basta con dar un vistazo a la wikipedia en el artículo correspondiente al Conde de Montecristo para ver que Alexandre Dumas no escribió él solo esta novela sino que "pagó una elevada suma de dinero para que así fuera", refiriéndose al pago que hizo a Maquet para que su nombre (el de Maquet) no apareciera en los títulos y que "Maquet era un colaborador muy activo en las novelas de Dumas, llegando a escribir obras enteras, reescribiéndolas Dumas después", asi que pues...., ya no se sabe en quien confiar =P

"El Conde de MonteCristo" es una de esas novelas que hay que leer, un clásico, se puede uno entretener en la historia y de paso conocer las costumbres sociales y financieras de una época. Podremos encontrar que el honor era muy importante, hasta el punto de suicidarse por ello, veremos que ya existía la bolsa de valores, que la ciencia médica ya conocía ciertas enfermedades y que se hacía papeleo respecto de los "procesos" que se seguían a los acusados y criminales, veremos el "taxi" de la época (la silla de posta -a la izquierda de estas líneas-) y la naciente locomotora de vapor que tanta importancia ha tenido sobre el comercio. También gracias a esta novela ya puedo "poner" algunas ciudades de Francia en el mapa, y así "de refilón", en el contexto histórico nos enteramos del regreso de Napoleón luego de su exilio en la isla de Elba, del periodo de los 100 días y la derrota definitiva de Napoleón.

El final... como que no quedé muy conforme con ello, ni por el destino de los dineros ni por la depositaria del amor del Conde. Haydeé, la muchacha que Montecristo comprara como esclava para darle vida de princesa en tanto se cumplía su papel en la venganza contra sus enemigos mutuos, por muy culta e instruída me resultó una persona simple porque al haber sido hija de un regente árabe (muerto por una traición) no conoció más mundo que el que se le permitía ver y tenía por costumbre siempre la obediencia, me resulta entonces parecida su actitud a la que tenía el personaje de "Imani Izzi" (imagen a la derecha de este párrafo) hacia el Príncipe en la película "Un Príncipe en Nueva York". Casi puedo imaginar a Haydeé contestando a la pregunta "¿cuál es la comida que más te gusta?" lo mismo que respondía Imani: "¡la que a Usted le guste más!".


Por cierto, la película "Un Príncipe en Nueva York" es de esas ochenteras que tanto gustaron y si no las has visto deberías buscarla, por lo general las películas de Eddie Murphy (de ese entonces) aseguraban pasar un buen rato.

Volviendo al tema de "El Conde de Montecristo", existen varias películas de este libro, incluso alguna novela basada en la historia. Yo tuve la oportunidad de ver hace algún tiempo la versión protagonizada por Jim Caviezel, aunque según me comenta mi esposa, la mejor versión es aquella en la que aparece Gerard Depardieu, me queda de tarea verla y tal vez comentarla.

¡Saludos!.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario