martes, 13 de julio de 2010

El hacedor de estrellas

Recién terminé de leer esta novela y no quería dejar pasar mucho tiempo antes de "hablar" de lo excelent que me ha parecido. Por lo general dejo pasar unos dias entre que termino de leer un libro y cuando doy una opinión o reseña, esto es porque muy a menudo "el sabor" de la novela cambia cuando se está leyendo que cuando se termina y aún cuando ya han pasado unos días, es decir, por lo general juzgo a las novelas como se juzga a un vino: no solamente su primera impresión sino el gusto que deja luego de haber pasado. Sin embargo hay algunas como ésta que simplemente no puedo dejar pasar más tiempo =)

¡Cuidado con los spoilers!. "El hacedor de estrellas" no es una novela de ficción en la línea tradicional, sino más bien algo intermedio entre ficción y filosofía. Ella nos narra las situaciones que vive un "viajero" inglés durante lo que podríamos llamar un viaje astral a través no solo del espacio sino también del tiempo, aunque también podríamos decir que accedió a los "Registros Akásicos" (si es que éstos existieran).

La gran proeza del autor, o por lo menos así me lo parece a mi, es que narra una muy variada cantidad de sociedades tipo humanoides, con sus propias características físicas, sociales, mentales, idiosincracias y ambientes. Desde los hombres que parecen pájaro y tiene un muy desarrollado sentido del gusto en las manos y los pies hasta los hombres-planta que durante el día se comportan como una simple planta y por la noche tiene comportamientos humanoides y una sociedad rica en un planeta casi desolado, pasando por los ictioideos (parecidos a peces), y los nautiloides (parecidos a tortugas), en ambientes igual de variados con sociedades formadas y muy dependientes de sus características físicas.
La narración de esos individuos, sociedades y ambientes es un muy fuerte ejercicio de imaginación del autor que resulta muy delectable para el lector interesado en la ciencia ficción.

De los tipos de seres no hablo más, pero si de sus avances en los cuales van pasando por etapas en algunos casos parecidas a las ya vividas por la humanidad: comunidad pequeña, guerras, integraciones, guerras santas, fascismo, etc. Sociedades que vivieron su propia intolerancia por motivos completamente equivocados o en algunos casos solamente sutilmente equivocados.

Narra la ascensión de ciertas sociedades a lo que podríamos denominar "mente cosmológica" integrada por un sinfín de razas humanoides que "despertaron" a un plano mayor de conciencia. Pero claro, como no todo tenía porqué ser bonito, también existieron los que tienen que molestar al resto del universo con sus guerras de conquista y sus destrucciones sin sentido, la conformación de un imperio galáctico hambriento de poder o de necesidad de expandir sus "valores" al resto sin necesidad de mirar ni siquiera de reojo los conceptos como el respeto.

En ciertos puntos la lucha de las razas que conforman la mente cosmológica vs. el imperio galáctico se parece a la actitud de "poner la otra mejilla" esperando que el enemigo reflexione con un poco de ayuda del afectado mientras éste (el afectado) acepta su destino por sus propios motivos filosóficos.

Ya cerca del final existe una sección que de plano si me resultó difícil de leer debido a su lenguaje oscuro pero que no me salté por temor de perderme algo interesante =)   ... no me perdí de mucho que digamos pero en cierto punto se convierte en una narración acerca de seres que viven en varias dimensiones a la vez. Seres que viven al mismo tiempo en 2 dimensiones temporales pero que conforman un solo cuerpo. De seres no humanoides de existencia solamente bidimensional, seres no físicos, etc.

El autor fomenta el valor de comunidad y respeto a lo largo de todo el libro ya que las sociedades que describe como exitosas son aquellas que durante el tiempo de su éxito conformaba una sociedad integrada trabajando realmente como un equipo... aunque fuera para el mal en ocasiones.

Respecto al "hacedor de estrellas", el viajero presiente a lo largo de todo el libro el hecho de que existe algo ó alguien que hace las estrellas, los planetas, que determina el curso de las galaxias y lo llama "el hacedor de estrellas". Cerca del final del libro el viaje conoce a este "hacedor" que resulta en un ser que sigue su propio tiempo y destino, madurando conforme crea mundos y universos cada vez más complejos, como si experimentara con ellos buscando el pináculo de su creación como un hacedor bueno, o como un hacedor dual (disociado en una parte que busca el bien y otra que busca dañar).

Esta novela que como ya mencioné podría ser novela de ficción o filosofía con ejemplos, es uno de esos libros que no hay que perderse porque invita a la reflexión de lo pequeño que es el ser humano, lo  insoportablemente corto que es una vida, una sociedad, un mundo comparado la inmensidad de la galaxia y del universo, la necesidad de comunidad, lo valioso del intelecto y del sistema de creencias y valores y su delicado balance. Y a reflexionar sobre la presencia del hacedor de estrellas y del fin último que persigue (?) nuestro universo.

Un saludo.

1 comentario :

  1. Tenías razón, el libro que describes se relaciona mucho con lo que discutía en el blog.

    Me parece muy interesante que la novela que mencionas tenga un tanto de filosofía. Un libro que te pone a pensar profundamente es de seguro un libro que vale la pena. Si nos preocupáramos un poquito por sentarnos a pensar un ratito en medio de nuestras ocupadas vidas, tal vez seríamos un mundo mejor. Y me refiero a pensar de una manera analítica y reflexiva, y no nada más mecánica obedeciendo a la publicidad. Tal vez si hiciéramos eso no llegaríamos a los 50 y preguntaríamos ¿que he hecho con mi vida?

    Trataré de buscarlo, aunque no prometo mucho, porque tengo bastantes libros en la lista de espera :)
    De cualquier manera, muchas gracias por la reseña. Ojalá pudiera crearme el hábito de leer con tanta frecuencia como tú.

    ResponderEliminar